Oeste de África. Etnia Malinké


 

En la región oeste de África habita entre otras la etnia Malinké, que tuvo una época de esplendor hacia el año 760 A.C. cuando se fundó el imperio de Mali que se extendió a lo largo de todo el oeste del territorio africano, abarcando lo que hoy se conoce como Mali, Guinea, Burkina Faso, Costa de Marfil, Sierra Leona, Liberia, Gambia y Senegal.

Además de Malinké también existen otros términos para denominar a esta etnia, se utiliza mandinga o mandinka.

En toda esta región se tocan unos tambores que tradicionalmente están constituidos por una pieza única de madera y una o varias pieles de cabra o vaca según sea el instrumento que se quiera fabricar. El más conocido de estos instrumentos es el djembe y probablemente tiene su origen en un mortero utilizado para moler el grano.

En el pasado los tambores eran fabricados por maestros artesanos que solían tener reputación de brujos o chamanes.

Hasta hace treinta años atrás la fabricación de un djembe estaba acompañada de una ceremonia ritual. En ese tiempo un djembe era construido para uso personal, no había interés comercial. Nadie entonces hubiera pensado en hacer dinero a través de la fabricación de tambores. En las aldeas el djembefola (así se llama el que toca el djembe en mandinga) regalaba al maestro artesano diez colanuts (fruta tropical) y le pedía un nuevo djembe. Este consideraba la demanda de fabricación de un djembe como un honor.

Primero iban a ver el árbol que iba a ser cortado. El árbol que más se suele utilizar se llama Lenke. Debían bailar, cantar y tocar antes de cortarlo. El maestro y sus ayudantes solían traer colanuts al árbol para decirle al espíritu del árbol que había sido elegido y al mismo tiempo para disculparse ante él. Después de cortar el árbol, la forma rugosa del tronco era tallada y cuando había adquirido su forma se realizaba una nueva ceremonia antes de colocar la primera piel. Mucho tiempo atrás se utilizaba piel de antílope, más tarde se usó de cabra (si se trata de dununs (o batería) se coloca piel de vaca). Finalmente, la piel es tensada. La primera vez que iba a ser tocado se realizaba otra ceremonia la cual le daba la voz al instrumento. Estos rituales no se practican como antes en las urbes africanas pero sí se mantienen en cierto modo en las zonas rurales.

 



LENKE
ONGD y Asociación cultural sin ánimo de lucro inscrita con el número 6901 en la Sección 1 del Registro de Asociaciones de Andalucía.
CIF: G-14869473




       ya oigo
    los tambores en la lejanía
    África está en pié
    como un sueño evocando
    el tam tam
    grabado a fuego latido
    de nuestra madre

    M.